Carlos Trillo (1943-2011)

trilloCarlos Trillo (1943-2011)

In memoriam

 From: Carlos Trillo

To: Hernan Martignone

Subject: GRACIAS A VOS, HERNÁN!!!
Date: Fri, 12 Oct 2007 20:21:02 -0300

Acabo de leer lo que dijiste de mí en la revista de la Revistería. Mucho elogio, gracias.
Te mando un gran abrazo (mientras espero los guiones que me vas a mandar),
Carlos

Lo que decía de él en la nota era esto:

“Me piden 300 palabras sobre Trillo, pero deberían ser 30 mil, como los desaparecidos, o 30 millones, como fuimos alguna vez los argentinos (una por cada argentino, muchas menos que las que él escribió). Gran historiador y teórico de la historieta, Trillo es primero y antes que nada (y que nadie) guionista, como explicó a la perfección Rep en esa suerte de radiobiografía que hizo alguna vez sobre el gran Carlos. Guionista, o creador a secas. Mujeres, hombres, putas, viejos, adolescentes o niños son invenciones suyas, todas con la misma calidad, todas hechas de la misma carne de la ficción, todas increíblemente verosímiles. Lo mismo que se dijo de Shakespeare puede decirse de él: ¿cómo es posible que haya escrito tanto y tan bien sobre gente tan distinta? Muchas explicaciones hay, pero sobresalen una capacidad de observación, una mirada digamos, y una comprensión incomprensible para captar la esencia de esas humanidades disímiles.

Como un sastre genial, ningún género le es ajeno (ni sus combinaciones): historia, ciencia ficción, costumbrismo, aventura, fantasía, policial. Hombre de intereses múltiples, amante de la literatura y de las librerías, de las anécdotas, de los periódicos, de la magia (es decir, de la palabra), Trillo fue volcando todo eso, sagazmente, en historias originalísimas y construidas como sobre un aliento sutil, con una respiración que se acostumbra a la del lector (o que adapta la del lector a la suya). Como los grandes de verdad, sabe mechar datos reales y librescos en sus propias creaciones (a la manera de un mago que hace sus pases mágicos y entonces pasa algo que no logramos entender –a veces– del todo, pero que nos fascina), rodeándose además, como supo hacer Oesterheld, de talentosísimos dibujantes elegidos para sintonizar con ese mundo tan privado y tan de todos.

Cibersix, El loco Chávez, Chicanos, Spaghetti Brothers, Clara… de noche, Fulú, Sarna, Chocolate con fritas son algunas de sus obras, solo algunas de las palabras que escribió, que leemos y que agradecemos poder leer. Gracias”.

Me habían pedido de la Revistería que escribiera sobre su labor artística, y por eso me quedé sin decir lo más importante: la gran persona que era, su generosidad ilimitada, su humildad, su sabiduría, su humor, su calidez en el trato, su forma de hablar inolvidable, su apoyo y su aliento en diversos emprendimientos, como el libro que escribí con Mariano. Durante la redacción le hice un par de consultas sobre algunas cosas que él había escrito con Saccomanno en su Historia de la historieta argentina, números de páginas y esas cosas banales para citar de la edición en papel, porque él había tenido la deferencia de mandarme el archivo de texto con toda la Historia para que pudiéramos consultarla tranquilos mientras escribíamos el libro, y me ofreció también otros materiales:

EL TEMA DE LAS tiras me parece muy bueno. Y ahora, con los blogs y las
historias que salen por Internet se ha enriquecido tanto, ¿no?
Los yanquis siguen haciendo cosas muy buenas, como THE BOONDOCKS, de AARON
MC GRUDER, una historia de chicos negros, MONTY, de Jim Meddick, GET FUZZY,
de Darry Conley, con un gato y un perro notables, y PEARLS BEFORE SWINE, DE
STEPHAN PASTIS, que es una historia con animalitos que a mí me encanta!!!
En mi oficina tengo una pila de Linus, que publica en italiano las mejores
tiras actuales norteamericanas. Si te interesa, está a tu disposición.
Yo, eso sí, me estoy yendo el lunes 29 y hasta el 15 de noviembre a Italia y Francia así que, o te apurás y venís ya mismo a buscarla o esperás a mi
vuelta. O no te interesa porque, casi seguro todo esto se puede leer en internet en el inglés original.
Un abrazo,
Carlos

Cuando lo terminamos y lo publicamos, le mandé una copia por intermedio de Ricardo Villarreal, con quien tanto se querían y a quien llamé “el gran colgado” porque imaginé que iba a tardar en alcanzarle el libro, pero Ricky cumplió rápidamente con mi encargo (pese a mi bromeada desconfianza y a la bromeada respuesta de Carlos):

Recibí el libro, Hernán, con dedicatoria y todo!!!!!
Gracias, Ricky es lento pero al final llega.
Ya me lo estoy leyendo, después te comento más.
Un abrazo y otra vez gracias!
Carlos

Tuve la suerte de hacer sus dos talleres de guión en el Sótano Blanco, y en el segundo decidió –incomprensiblemente para mí– becarme, porque estaba –incomprensiblemente otra vez– entre “los más interesantes de la vez anterior”. Todos los que hicimos aquellos cursos recordamos sin duda cosas distintas de él, pero sin duda coincidimos en recordar lo ameno de aquellas clases, su claridad para transmitir sus experiencias, sus ganas de que todos escribiéramos más y el trabajo que se tomaba para enviarnos sus comentarios y correcciones a los textos que producíamos.

Una compañera de ese segundo curso (allá por 2007) me había pedido que le enviara un texto que yo había escrito para una de las clases. Era la increíble dibujante Cecilia “Gato” Fernández, con quien ahora estoy haciendo  la historieta del blog. Yo no tenía su mail ni sabía su nombre, así que se la describí brevemente y Trillo me respondió:

El Gato Suicida observador <el_gatosui@hotmail.com>
La chica se llama Cecilia y este es el mail.
Espero el final de la historia que no escribí.
Y sí, me parece que tenés que seguir con estas cosas que hacés tan bien.
Abrazo y hasta el miércoles,
Carlos

Cecilia tuvo la fortuna, hace poco, de dibujar guiones de Trillo. La mención a la historia que no escribió tiene que ver con un texto que le mandé mientras hacía el curso, un texto ficcional y en tono de broma en el que me llamaban para continuar una historia que Trillo no tenía tiempo de escribir por sus frecuentes viajes:

Eso, ¿cómo sigue?

Tiene mucho gancho eso de que un tipo deja un libro por la mitad y el

protagonista tiene que seguirlo…

También lo molestaba con consultas sobre cosas que él había escrito, a las que respondía siempre con una buena onda excepcional (los ejemplos de abajo son de preguntas sobre Clara... de noche y Nekrodamus):

Hola, Hernán,
Sì, en El Jueves sale una versión “en gallego” que es la original, con las letras que hace Jordi. Luego nos la mandan a nosotros y Maicas vuelve a letrearla para “argentinizarla”. O sea que es una historieta bilingüe o algo así.
Te mando un abrazo,
Carlos

—–

Oh, cielos, esa es una pregunta difícil.
Creo que escribí uno, a lo sumo dos, episodios. Y porque el editor quería seguirla y se ve que le faltaban guionistas.
Si los viera, por ahí me acuerdo cuál o cuáles son.
Pero seguro fue una cuestión de momento, una cosa muy pequeña.
El que por ahí se acuerda mejor es Lalia, que tiene gran memoria sobre los avatares guionísticos de su serie.
Te mando un fuerte abrazo,
Carlos
¿Viste que Saccomanno se ganó el premio Seix Barral?

Al final nunca le escribí a Lalia y no supe cuáles eran los famosos capítulos de Nekrodamus que había escrito. Pero no pasó mucho tiempo hasta que compré y leí El oficinista, la excelente novela ganadora de Saccomanno.

“Falleció Trillo” son las palabras por las que me enteré de la triste noticia. “Murió Carlos”, tuve que traducir para tratar de entenderla. Sin haber tenido una relación muy cercana con él, la tuve de todos modos porque yo siempre lo sentí muy cerca y me sentí cerca de él, porque en realidad lo estuve, o mejor dicho él lo estuvo de mí, ayudándome cada vez que se lo pedí aunque no tuviera realmente por qué hacerlo. Creo que esto se nota bien en los mails que copié (que empezaron hablándole de “usted” y terminaron tuteándolo), como una forma de recordarlo hoy, y siempre.

Un fuerte abrazo,

Hernán Martignone

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Notas y reseñas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Carlos Trillo (1943-2011)

  1. Hermoso amigo. Gracias! te llamo.
    triste.
    C.

  2. Me acuerdo también de que lo invité a la presentación del libro y tenía un viaje. Después lo volví a invitar para que participara (con vos, Saracino y Salvador) en la mesa que coordiné en el congreso “Monstruos y monstruosidades” de la UBA y se tenía que ir a Crack Bang Boom:

    “Creo que mi pasaje para Rosario es para ese jueves a la mañana. No podés elegir cosas que no se superpongan, plis?????
    Un gran abrazo,
    Carlos”

  3. Pablo Barbieri dijo:

    Hola hermano…
    Acabo de leer tu nota y me transportaste al toque a aquel curso, al primero. Qué disfrute, qué compañía, qué placer. Cómo esperaba los días para ir después de trabajar y me tomaba 2 trenes y luego caminaba (corría) como 10 cuadras. Un sacrificio que bien valió la pena.
    También tengo unos cuantos mails de Él, algún día te los voy a mostrar. Siempre generoso con su tiempo y conocimiento.
    Espero verte prontito querido. Un abrazo fuerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s