El día que Batman estuvo en Buenos Aires – Batman Live (por Matías Lértora)

Por Matías Lértora*

Cuando uno entra al Luna Park para ver el famoso show que se encuentra recorriendo el mundo no sabe muy bien qué esperar, pero la primera impresión es realmente buena: una Gotham City a escala con muchos detalles y una pantalla led gigante detrás con proyecciones de edificios, zeppelins y nubes en movimiento.

Otra cosa que no puede escapar a los sentidos es la cantidad de niños que esperan, impacientes, que todo comience; y no es para menos, dado que muchos de ellos se encuentran aguardando que entre en acción el héroe que conocen por las series animadas de Cartoon Network y por esas películas algo confusas (para ellos, claro). Y ahí tenemos la primera pauta, algo que está avisado desde el vamos: Batman Live World Arena Tour es un show para toda la familia. Por ello, los que van a buscar los rastros de Christopher Nolan en el escenario saldrán muy decepcionados. Los que sepan entregarse a la propuesta realmente la pasarán muy bien.

El show es lo más parecido que pueda haber a un cómic (apto para todo público) en vivo, y así fue planeado por Geoff Johns y equipo cuando se creó DC Enterteinment bajo la prerrogativa de expandir el universo de los comics a todas las áreas posibles. Y Batman Live funciona a la perfección porque toma elementos tradicionales de los circos (acrobacias y magia) y los mezcla con la historieta de la mano de personajes consagrados y una gran ayuda tecnológica.

Cuando se apaga la luz hay un prólogo que muestra el asesinato de los Wayne pero sin  ver los balazos: solo los escuchamos y vemos a Bruce llorar. La pantalla de led gigante se transforma en un cómic (y así lo hará cada vez que se pasa de una escena a la otra) para recorrer viñeta a viñeta y página por página el relato soporte de la obra. Los que conocen del tema notarán a simple vista que los dibujos son del gran Jim Lee. 

Al seguir la historia nos damos cuenta de que la excusa perfecta para desarrollarla es el origen del primer Robin, Dick Grayson, que -como todo buen fan sabe- se origina en un circo. Allí nos enteramos -por medio de un noticiero- que Batman ha aparecido hace un año y que gracias a él los mayores criminales se encuentran en el Asilo Arkham. Luego de un gran acto de los “Grayson Voladores”, presenciamos cómo caen de los altos trapecios y mueren a manos de Tony Zucco. El joven Dick queda a cuidado de Bruce Wayne, quien luego -como Batman- descubre que el asesino era empleado del Joker.

Gracias a esa escalada, el público se topa con Catwoman, el Pingüino y Two-Face y puede ver en acción al héroe. Vale aclarar que el look de todos los personajes y sus trajes son los clásicos, los del cómic, hechos con un material moderno pero sin llegar a ser los que vemos en las películas, ni en apariencia ni en colores.

En un momento el Joker (y Harley Queen) hace su gran entrada y, como suele suceder en todas las adaptaciones del Caballero Oscuro, se roba el show. Captura a Dick para luego ser rescatado por Batman. Al joven le es revelado el gran secreto en la mismísima Bati-cueva.

La última escena transcurre en Arkham, después de que el Joker libere a todos los internos: allí podemos ver al Espantapájaros y a Poison Ivy. Luego de una gran pelea, Batman y Robin logran capturar a todos para dar paso a un gran final con todos los protagonistas posando de forma épica para que el público les tome fotos.

Batman Live es una gran producción internacional que se encuentra dando vueltas alrededor de todo el mundo desde julio de 2011. Con un gran equipo técnico y actoral, que incluyen acróbatas y magos, se da lugar un show totalmente distinto a lo que uno está acostumbrado a ver. Otra cosa que hay que aclarar es que no es un musical sino todo lo contrario. Es todo dialogado pero en playback, ya que es el mismo show en todo el mundo: la diferencia es el audio, que en este caso es una pista de audio en español neutro tal como en las adaptaciones animadas.

No es el Batman de Nolan, ni el de Burton, pero tampoco el de Adam West. Tal vez el  más comparable sería el de Joel Schumacher pero en un ambiente más apto para esos delirios donde se pueden dejar pasar varias cosas y comprenderlas de esa manera: un Batman para toda la familia.

Un show para disfrutar y para que disfrute nuestro niño interior con el personaje que más nos gusta y que más nos gustó cuando éramos chicos.

No siempre se puede ver a Batman en vivo, y este fin de semana estuvo en Buenos Aires.

*Matías Lértora es periodista y crítico de cine. Actualmente trabaja en Radio Rivadavia, Radio Palermo y Radio LK.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Avisá..., Notas y reseñas y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s