Sobre entrevistas (2) – Reportaje a Chuck Dixon (por Frodo Ballesteros)

SOBRE ENTREVISTAS:  reportaje a CHUCK DIXON (guionista)

Por Frodo Ballesteros

Muchos de ustedes recordarán a Chuck Dixon. Algunos habrán escuchado chistes sobre la cantidad de títulos que podía escribir en el mismo mes. Otros pensarán en él como un escritor que sacaba los guiones con fritas, o quizá eran fans de su trabajo (probablemente los más fervientes lectores de Batman han consumido mucho Dixon de una forma u otra). Pero lo interesante de este escritor es su versatilidad. Bocha de números de DETECTIVE COMICS, PUNISHER, ROBIN, BIRDS OF PREY, GREEN ARROW (al cual mata y reemplaza por su hijo Connor), Elseworlds, miniseries… ¡Hasta escribió una adaptación al comic de El Hobbit! Su forma de encarar el trabajo, que nos cuenta en este reportaje, es quizá la opuesta a muchos autores o escritores. Y es impresionante ver a un tipo que ha hecho muy buenas historias y, de vuelta, es todo lo contrario a ese guionista nerdo fanático de la continuidad que suele gustarnos a los que leemos historietas.

Esta entrevista es parte del libro EL PERFIL DE LOS COMICS, por lo cual gran parte de las preguntas se centran en esos años. Con ustedes, el procesador de texto humano que se la banca, el señor Chuck Dixon.

-En los ’90… eran muy raros los cambios que les ocurrían a los íconos. Arrancábamos con la muerte de Superman y después de eso era renovarse o morir. Vos fuiste parte de dos de estas historias y me gustaría saber sobre Green Arrow, porque seguro que te preguntaron mucho sobre Knightfall. ¿Cómo fue que metiste a Connor en aquel entonces?

-Connor no fue creación mía. Creo que se empezó a gestar con Kevin Dooley y Kelley Puckett. A mí me llamaron para lidiar con Connor antes y después de la muerte de Ollie. Creo que no sabían en qué dirección llevar la revista y yo la transformé en una aventura de artes marciales con un gustito a fantasía heroica. Pero no sumé ni resté al personaje así como estaba. Construí sobre lo que ya estaba establecido. 

-¿Cómo fue que tomó más de quince años lograr que Robin fuera un personaje cool y darle a Nightwing una serie regular? No era exactamente cirugía cerebral, y esos fueron muy buenos comics…

-Creo que nadie le tenía fe a Robin como personaje. Pensaban que hacer que su identidad civil tuviera “problemitas” iba a lograr que fuera aceptado como un personaje en sus tres dimensiones. Pero se les escapaba de las manos y, de vuelta, construí sobre lo que ya había hecho Alan Grant. Tim Drake era un muy buen Robin porque respetaba ese rol y tenía muchas dudas sobre si podía llegar a ser el compañero de Batman. Creo que era más fácil que los lectores se identificaran con él que con cualquier buenazo de medio pelo o ladroncito reinventado.

-Recuerdo dos grandes momentos en tu Batverse: Robin enterrado en una van junto con el Cluemaster o Dinah (Black Cannary) recuperando sus poderes luego de estar dentro del Lazarus Pit. Es obvio que sabés mucho sobre los personajes y podés jugar con ellos como se te antoje. ¿Hubo algunos de ellos que realmente ni te interesaban pero tuviste que escribirlos igual?

-Siempre hay una vuelta que puedo encontrar para hacer un personaje interesante. Me guío buscando algo que que me gusta del personaje y lo junto con algo que no me gusta, encontrando un balance. Solía escribir historias de Raggedy Ann y podía meterme en su personalidad y su mundo, así que al lado de eso los superhéroes son una felicidad.

Al principio, no quería escribir GREEN ARROW. Pero me empezó a gustar y me sentí más cómodo en la serie. Lo mismo con ROBIN. Como la mayoría de los fanboys, no veía una razón por la que Batman necesitaba un joven maravilla. Cuando examiné el concepto de cerca, pude ver el efecto humanizador que Robin y Alfred ejercían en Batman y Bruce Wayne. Eran necesarios para que Batman no fuera un personaje tan triste y antipático perdido en un mundo delirante.

Una vez dije en una entrevista que el personaje que menos me gustaría escribir era Scooby Doo, porque sus historias me parecían sosas y poco creativas. El editor me desafió a escribir una historia de Scooby y terminé haciendo cinco, y me terminó gustando ese tipo de onda.

-¿Vos inventaste el concepto de la serie BIRDS OF PREY? 

-Jordan Gorfinkel trajo la idea y me metió en ella. No me parecía que tuviera onda. Pero despegó y fue uno de los trabajos más gratificantes que tuve.

-¿Qué opinión te merece la corta serie de televisión que generó?

-¿El show de tv? Horrible. Nada que ver con el comic.

-¿Y la escena de la primera peli de Punisher directamente robada de tu PUNISHER WAR ZONE 1? (Una de las pocas escenas zafables de la Punisher del 2004 donde un hombre es torturado con un helado está calcada de un comic de Dixon).

-Fue muy gratificante ver una escena que yo escribí actuada línea por línea exactamente igual a cómo fue escrita. Y el público con el que la vi también estaba entusiasmado y le gustó. Un tipo no podía parar de reírse. Eso fue muy cool. Podría haber sido mucho más cool si Marvel me hubiera pagado algo de dinero por ella.

-Trabajaste un par de veces con artistas argentinos. El anual de Elseworlds de Batman Pirata con Quique Alcatena (maravilloso), y el SUPERMAN/TARZAN con el recordado Carlos Meglia. ¿Es más difícil trabajar con un tipo que está en otra parte del mundo con el cual no podés juntarte a tomar un café y charlar ideas?

-¡No con tipos como Alcatena y Meglia! ¡Me hacen quedar como un genio! Mis guiones son fáciles de entender y son flexibles. Los artistas tienen espacio para improvisar. No es muy necesario colaborar de cerca, aunque eso también lo disfruto. Pero estoy tan en la misma onda con Quique que ni se me ocurre imaginarnos más cerca. Y el trabajo de Meglia en SUPERMAN/TARZAN fue un deleite. Soy amigo de varios artistas argentinos y recurro a ellos de una cuando tengo la oportunidad de elegir a mi propio dibujante.

-DC, Marvel, Image, Crossgen… ¿Fue muy diferente trabajar en una o en otra? Si recordaras algo sobre Image sería bárbaro, porque estabas trabajando con las “estrellas de rock” de los comics en los ’90 y algunos de ellos quedaron medio olvidados en el tiempo y vos seguís trabajando…

-No hay mucho para decir de Image, solo que eran muuuuuy desorganizados y no parecían entender la importancia de un guión sólido. O claro. O sacar las revistas a tiempo. Cada compañía es diferente, pero lo que importa es el editor. La relación con tu editor es lo que marca la diferencia entre trabajo estable y pasar hambre. El trabajo estable es la clave. Te cambio años de trabajo fijo por sobre hacer un proyecto de re alto perfil cuando quieras.

-¿Cuándo pensás que esos años de grim ‘n gritty, las bad girls, los clones de Wolverine, sobreexposición  de los personajes, los títulos horribles y demás cosas que fueron los ’90 terminaron? Algunos especulan que pudo ser en el ’98, alrededor de la aparición de la línea Marvel Knigths. ¿Qué pensás vos?

-Se fue agotando. La onda de ser malitos tenía más importancia que la historia. Grandes eventos sobre  historias sólidas en las series regulares. Todos tenían armas y armaduras y cero sentido del humor. Lo grim and gritty carecía de emociones reales u honestas. Fue un delirio violento e interminable donde no había lugar para la humanidad. Algo realmente muy lejano de lo que hizo grandes a comics como Batman, Spiderman, los Fantastic Four y otros.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entrevistas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s