Sobre entrevistas (3) – Reportaje a Alan Grant (por Frodo Ballesteros)

SOBRE ENTREVISTAS: reportaje a ALAN GRANT (guionista)

Por Frodo Ballesteros

Muchos de nosotros vamos a recordar para siempre al señor Alan Grant debido a sus visitas por estos pagos. La indiada (nosotros), tan alienados de la idea de tener a un metro a un tipo que escribe comics, flipamos desde la primera vez que nos visitó, ya hace muchos años en la mítica Fantabaires, la convención de comics que supimos tener con mucho orgullo durante un tiempo. Los más chicos que se engancharon en esto de la historieta hace menos tiempo no sabrán que hablamos de un tipo que firmó y charló durante horas rodeado de fans y con mucho calor. Que la onda de él y su esposa Sue (firme junto al pueblo) no desaparecía ni aun frente al nerdo más molesto que nuestras pampas pudieran ofrecer. Que en plena convención, a las tres de la tarde, un freak le ofreció una petaca de whisky y el tipo se clavó un par de tragos y siguió como si nada…

Completamos los guionistas de Batman de la era Knightfall con Alan Grant, un grande. Este reportaje es parte del libro inédito EL PERFIL DE LOS COMICS, que trata de los años 90s, por lo cual algunas preguntas se orientan hacia esos años. Con ustedes, el que siempre le puso mas onda: ALAN GRANT.

-¿Arrancamos con Lobo? Los ’90 estaban llenos de personajes raros, oscuros, violentos y traumados al pedo, calculo que como un legado de los ’80. ¿Lobo era como una respuesta a eso o una “americanización” de Jugde Dredd?

Creo que Lobo era EL antihéroe. Pero me hubiera sido imposible escribirlo sin sumarle una cuota de humor absurdo (después de todo, ¡es un personaje bastante absurdo!). Aunque Lobo es muy diferente de Judge Dredd, los dos héroes necesitaban ese humor extra para ser aceptables; sin eso hubieran sido matones muy obvios… Aunque, ahora que lo pienso, son matones muy obvios de todas formas. Pero al menos son matones obvios y divertidos. 

-¿Y The Demon? No parecía un personaje que se bancara una ongoing, muy malito al pedo… Pero a vos te salió muy bien (hasta incluso te afanaron cosas de ahí para la miniserie del Violator, ¿te acordás?)

-Me encanta el Demon clásico de Jack Kirby… Y me pone contento que mi sobrino de 11 años sea también un gran fan de Demon (también de Lobo, aunque no le dejan leer las historias más violentas). No me gustan mucho las historias de horror –¡me asustan!-, entonces, de vuelta, me pareció necesario hacer al personaje más divertido de otras formas.

-Una cosa más rara sobre esos años fue la sobreexplotación de algunos personajes, como Batman. Pero es extraño: Superman y Batman tenían cuatro títulos (más cameos, novelas gráficas, etc.) de alta calidad y parecía no alcanzar con eso, entonces aparecen los crossovers, lagras sagas y los cambios para impactar antes que las buenas historias. ¿Fue un dolor en el orto escribir un personaje como Batman con tantos otros metiendo mano?

-¿Cortito? Sí. No me gusta mucho trabajar con otros escritores, excepto con John Wagner (Judge Dredd) que es como un amigo del alma –hemos sido amigos por 40 años y nos reímos de las mismas cosas–. Mi interés por Batman comenzó a decaer cuando nosotros (los escritores) tuvimos que hacer los crossovers y eventos. Odié escribir la saga de “Earthquake”, por ejemplo, porque no le encontraba sentido. De todas formas, el tiempo y la experiencia demostraron que esas historias suben las ventas, así que realmente no puedo culpar a DC comics por transitar esa ruta. Creo que diluyó la esencia de Batman, pero que si generaba más billetes… calculo que había que hacerlo…

-Parecías tener mucha libertad a la hora de crear –creo yo- las últimas grandes adiciones a los villanos de Batman. Y después de ZERO HOUR, promovían a SHADOW OF THE BAT como el título más “psicológico” de Batman. ¿Era el que quería escapar de los crossovers y contarnos otro tipo de historias?

-Sí, ese fue el marketing para SHADOW OF THE BAT –como el “comic psicológico” de Batman. Nunca lo vi de esa forma, solo contaba las historias que yo tenía ganas de contar –pero la palabra “psicológico” les dio algo de lo que agarrarse para vender el título. Es una lástima de muchas formas que ese marketing es ahora más importante que las historias que te tienen que vender, pero pienso que esa es la verdad en estos días, desde cosméticos, pasando por grupos de pop hasta llegar a políticos. Y te darás cuenta del quilombo que terminó siendo el mundo gracias a eso.

-La última vez que te vimos en argentina estabas bastante caliente porque habían cancelado LOBO, ANARKY y los cambios en los títulos de Batman. ¿Pensás que la razón fue otra señal de que la fiebre noventosa de que todo fuera “hot” seguía jodiendo la industria y a los buenos artistas y escritores como vos?

-Sí, me acuerdo de haber estado caliente por todo eso. Pero calculo, al mirar atrás, que las cosas buenas no duran para siempre. Denny O’Neil me dijo una vez que los equipos de Batman tenían que cambiar aproximadamente cada una década, para atraer nuevos lectores, más jóvenes, a los títulos. Yo quería que LOBO continuara y, como estaba vendiendo más en los países hispanoparlantes que en (norte) América, le propuse a DC que publicaran el título primero en esos países y después lo reimpriman para los americanos. Pero me dijeron que “DC no hace las cosas así”.

Mi tema con Anarky fue que el personaje no era tan fuerte para bancarse una serie mensual. Debería haber tenido una miniserie al año y apariciones en otros títulos. Cuando dije que no quería hacer la serie mensual, me dijeron que iban a poner a otro escritor… y fue la única razón por la que lo terminé escribiendo yo; no quería ver a mi personaje en manos de otras personas que no lo entendían correctamente.

-De todas formas, la serie ANARKY estaba buenísima. ¿Algún  secreto sucio que nos quieras contar sobre cómo fue cancelada o los planes que tenías para el personaje?

-Lo máximo que puedo recordar era que tenía planeado hacer que el Joker fuera el padre (perdido) real de Anarky. Los editores de DC estaban más que en contra de esto, y solo me dejaron escribir esa historia si en el futuro yo hacía que Anarky descubriera que en realidad no era cierto. Pero el libro fue cancelado antes de poder escribir eso; no sé si alguien más se hizo cargo del personaje desde entonces, así que quizá todavía el Joker está considerado como su padre.

-¿Qué nos podés contar sobre las diferencias de escribir para Inglaterra y los Estados Unidos? Siempre existió esta leyenda urbana de que los editores de DC van robando almas por Inglaterra para encontrar al nuevo Alan Moore casi todos los años. ¿Pensás que sigue ocurriendo?

-La única diferencia de verdad entre trabajar para ambos países es que las historias americanas tienen 22 páginas y salen todos los meses, mientras que JUDGE DREDD (por ejemplo) solo tiene 6 páginas y sale todas las semanas. Me es fácil adaptarme a ambas formas. ¡Y no encontraron todavía al nuevo Alan Moore!

-Tantos años después… ¿creés que toda esa saga de Azrael fue un gran error? ¿O hacía falta para la industria y la manía de relanzar a los héroes clásicos?

-Bueno, debo decir que la creación de Azrael nos trajo complicaciones a los escritores de Batman. Todo lo del quiebre de la columna y el posterior reemplazo por Azrael fue un gran error en mi opinión. De todas formas, logró lo que se esperaba, incrementó el interés por Batman y subió las ventas, así que imagino que DC quedó contenta con eso.

-Trabajaste poquito para Image, escribiendo con Keith Giffen una saga de Shadowhawk.  ¿Trabajar para los chicos malos del comic fue muy diferente al laburo para DC? O sea, eran LOS jugadores en los ’90 y muchas cosas estaban cambiando…

-Honestamente, no me puedo acordar la historia de Shadowhawk para Image –debería buscar en los archivos para comentarla–. ¡Pero no había mucha diferencia en trabajar para Image o DC!

-Volvés a hacer Batman junto con Norm (Breyfogle). Es un gran déjà vu para muchos de nosotros. ¿Qué cambios ves en la industria desde tu última historia de Batman hasta ahora?

-Norm y yo solo vamos a hacer una historia para las series de RETROACTIVE para DC. No sabría decirte qué ha cambiado en la industria desde la última vez que trabajamos juntos, porque ya no leo muchos comics de superhéroes. Si bien era fan de los héroes cuando era adolescente, nunca disfruté mucho escribiendo títulos de esa onda superheroica. Siempre me gustó tener algo “diferente” en mis historias –como el humor y la ridiculez en LOBO y DEMON, y Batman peleando contra villanos “normales”, en vez de otros con superpoderes.

Esta última es obvia, pero tengo que preguntar. ¿Cuál es tu legado en los comics, además de haber sido la primera estrella de rock del comic en la Argentina?

-¡No me corresponde a mí decir cuál es mi legado! Todo lo que puedo decir es que mis años en Batman, Lobo y Demon están entre los más felices de mi carrera de escritor, y escribí algunas de mis mejores historias con esos personajes. Siempre voy a recordar esa primera convención en Buenos Aires. Tenía lágrimas en los ojos cuando llegó a su fin, me hizo muy feliz.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entrevistas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sobre entrevistas (3) – Reportaje a Alan Grant (por Frodo Ballesteros)

  1. Isidoro Reta dijo:

    Re capo. Tengo un bocetin de Grant en la revistita que te daban en el fantabaires. dónde? no se jeje. Pero me habia olvidado.

    Copada la nota
    Salu´!

    Isidoro

  2. Pingback: Sobre entrevistas (4) – Reportaje a Norm Breyfogle (por Frodo Ballesteros) | sobre historieta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s