Sobre entrevistas (4) – Reportaje a Norm Breyfogle (por Frodo Ballesteros)

SOBRE ENTREVISTAS: reportaje a NORM BREYFOGLE (dibujante)

Por Frodo Ballesteros

Como epílogo a la serie de entrevistas sobre Batman y con la película en los cines de nuestro país, qué mejor que una entrevista a uno de los dibujantes que más ha sido publicado en la Argentina. Norm Breyfogle tiene toda la onda, estuvo recientemente en una convención de comics en Chile y es considerado por algunos puristas americanos algo rebelde y liberal, tanto como para que alguna vez haya escuchado que “no debería trabajar para un grupo de la Warner”. Además, si alguno quiere comparar notas con el reportaje anterior a Alan Grant, verán cosas interesantes sobre sus trabajos.

Este reportaje es parte de EL PERFIL DE LOS COMICS, un libro inédito sobre historieta en los ’90, por lo cual algunas de las preguntas rondarán sobre esos años. Con ustedes el dinámico Norm Breyfogle.

-Estas preguntas son sobre los comics en los ’90, tu carrera y la industria del comic, y podríamos empezar con la historia del Capitán América que escribiste y dibujaste. ¿Es verdad que te dijeron que hiciste actuar al Capitán como Batman y así terminaste eventualmente como artista en el Batverse?

-Esa historia del Capitán América era originalmente una de Batman que tenía escrita y dibujada. Cuando mi agente la mostró a la gente de DC (todavía estaba tratando de meterme en el negocio), la rechazaron y mi agente se la mostró a la gente de Marvel. Al Milgrom –editor de MARVEL FANFARE en ese entonces– dijo que la compraba si la cambiaba a una historia del Capitán. Entonces pegué dibujos de él sobre la figura de Batman en todos los cuadritos que hacía falta. Después, cuando la historia se publicó, el editor en jefe, Jim Shooter, opinó que el Capitán América actuaba como si fuera Batman en esa historia, je.

-Tus primeros números (con John Wagner y Alan Grant) tenían un estilo más dark y era algo nuevo. Muy dinámico, maravilloso para el que gusta de artistas con una onda original en sus páginas. Es raro que no hayamos visto bocha de clones tuyos, ¿o hubo algunos?

-No se si existen ALGUNOS clones de Norm. Me gustaría creer que es porque mi estilo es muy único para que lo imiten fácilmente.

-¿Hubo algún editor que te tirara la onda de cambiar tu estilo para parecerte a esos artistas de pin ups que vendían millones de comics y no sabían nada sobre narrar o cómo usar el dibujo como instrumento de la historia? Te pregunto porque tu estilo es muy –de vuelta original y muchos dibujantes cambiaban para ser… hot (odio esa palabra, dios).

-Ningún editor de DC me pidió cambiar mi estilo de ninguna forma. Las únicas veces que me pidieron alterarlo fueron oportunidades donde trabajé con algunas propiedades de otras compañías (cuando dibujé BLACK TIDE para Angel Gate Press me pidieron menos líneas de sombra en las caras; cuando dibujé una historia para DARK HORSE COMICS me pidieron que la dibujara como una historia de los ’50, porque se supone que debía serlo; y ahora que estoy dibujando ARCHIE COMICS, uso el estilo tradicional de dibujar Archie, sobre todo en las caras). 

-¿Qué nos podés decir sobre trabajar con Alan? Él fue como la primera estrella de rock del comic en Argentina cuando vino a varias convenciones. Además, vos fuiste uno de los artistas con más números de Batman publicados acá. Cool, ¿no?

-Sí, eso es cool. Cuando alguien me pregunta sobre mi relación de trabajo con Alan, les muestro este “retrato en prosa” que escribi sobre él hace algunos años:

FUEGO AMISTOSO

“Había un caballero oscuro, y su amor por ideales propios entrelazó nuestros caminos profesionales. Antes de tener una computadora, debatíamos por fax bajo el sol (y en otros momentos), y nos encantaba; nuestras diferencias eran más que nada preferencias semánticas. No nos motivaba herirnos, nos entusiasmaba encontrar la verdad y nos gustaba esa cacería. En un campo de batalla, yo preferiría su voluntad y tenacidad cubriendo mi espalda. Utópicamente, su mezcla de lógica y amor es el requisito fundamental. Como amigo es lealtad, humor, compasión y un manojo de buenos tiempos: envidio a los que crecieron con él o viven en su cercanía. Como escritor y compañero de historias, es mi gran flama y me merece el más alto de los respetos; ha sufrido por ir siempre de frente con la razón como todos los que expresan lo que sus principios les piden, pero nada puede abatir su espíritu. Quizás algún día la humanidad logrará perfeccionarse. Si eso ocurre, ese brillo en la mirada de Alan debe ser la chispa fundamental para los superhombres que vendrán”.

-Ustedes comenzaron SHADOW OF THE BAT justo en el momento en que muchos editores estaban forzando a algunos personajes a la sobreexposición, cosa que luego se cobró varias victimas. ¿Qué pensás de eso? ¿Te gustó poder hacer otro libro de Batman con tu visión o lo sentiste como solo un detalle que le pintó a un editor?

-Me sentí honrado. Pero cuando nuestro editor, Denny O’Neil, nos ofreció hacerlo, Alan no quería porque se venía un número aniversario de BATMAN, y él sabía que iba a vender muy bien. Y lo hizo –vendió lo suficiente como para aumentar nuestros eventuales retiros – pero no fuimos parte de eso porque ya estábamos trabajando en SHADOW OF THE BAT, que vendió muy bien, pero no tanto como ese número aniversario de BATMAN que nos perdimos.

-Me encantó HOLY TERROR, ese especial de Elseworlds de Batman. Uno de los mejores. Sos bastante rápido con series regulares, especiales o novelas gráficas… El sueño de un editor, ¿no?

-Solía ser así. Pero en estos días, parece que en Marvel o DC ya no es tan importante llegar a entregar a tiempo. Fijate qué loco.

-Con todos los crossovers y esa manía de vender, otra vez, cosas hot en los ’90… ¿Sentiste mucha presión? Acá apostábamos sobre artistas que seguro terminaban en Image haciendo sus propios títulos y eras uno de los más mencionados, pero terminaste haciendo METAPHYSIQUE en Bravura. Estás muy orgulloso de ese libro, ¿no es así?

-Sí, por que fue una de las primeras cosas que escribí yo y salió publicada. Además, soy el dueño de la marca y el copyright de esa historia y sus personajes. Si sentí presión… Sí, todo el tiempo, ¡eso es parte de lo que viene en el paquete de ser un artista freelance!

-No podemos dejar de nombrar a Anarky. Era como un comic soñado, gran escritor y gran artista con un buen personaje. Tuvo un pequeño fandom por acá y fue un garrón que se cancelara. ¿Tenés algo que decir sobre este tema?

Escribí lo siguiente luego de que ANARKY fuera cancelado:

DESPEDIDA A ANARKY

“Es fácil tentarse a pensar teorías conspirativas sobre la cancelación de ANARKY. Después de todo, las opiniones del personaje son temas con un potencial político sensible. ¡Y deberían haber visto los dos números terminados que nunca van a ver la luz! Cuando se despeje el humo, con el mercado para el bien o el mal, haya sido manipulado o no, el personaje se la bancaba en serio. De todas formas, a menos que se puedan probar, las teorías conspirativas son solo ejercicios mentales. Divertidas o perturbadoras, depende de cómo uno se lo tome, pero no sirven de mucho para el cambio social  en la realidad. Por eso es que, aunque a Anarky se lo veía como un provocador, solo era divertido. Podía satisfacer las fantasías de estas teorías o actuar en situaciones donde nosotros nos sentimos impotentes. Desgraciadamente, los tópicos que se tocaban de forma tan efectiva quizá sean algo fuera de lugar para algunos géneros. Los tópicos usuales para muchos “blockbusters”, con algunas excepciones, tienen más que ver con el escapismo que con los temas sociales. Una mezcla de los dos no es algo que triunfe muy seguido. Para los que buscan política anti establishment en los comics, los superhéroes no son el lugar más adecuado.

ANARKY es un híbrido entre lo mainstream y lo no tan mainstream. Al título puede haberle pasado exactamente lo que este tipo de híbridos padecen: rechazo de parte de ambos públicos, y eso le da identidad. Seguro que los matoncitos agresivos prefieren fantasías de poder más básicas (gran parte del fandom de los superhéroes). Estos salames seguramente se aburren con algo que se acerque mínimamente a un manifiesto político. Otros escriben superhéroes de una forma intrínsecamente juvenil. Yo personalmente disfruto que ambas formas se integren, pero si pensamos en la cancelación de ANARKY, posiblemente soy parte de una minoría. Las líneas en la batalla entre arte y cultura “escapistas” y arte y cultura “relevantes” ya existían mucho antes de que se concibiera Anarky. Cualquier personaje que no entrara claramente en esos territorios la iba a tener cuesta arriba. Lleva tiempo armarse un fandom, algo que en un negocio como este no suele arriesgarse. Alan y yo sabíamos desde el comienzo que probablemente ANARKY no iba a durar en este ambiente.

Pero que no decaiga, anarquistas. Anarky no está “muerto”. Sigue en el universo DC, sigue en su base bajo el monumento a Washington. Sigue cazando, exponiendo y  aislando los villanos que los otros héroes temen tocar: los parásitos encubiertos entre la élite respetada. No sientan su ausencia de las páginas de los comics como una desaparición, sino como un simbolismo. Después de todo, si alguien estuviera exponiendo la corrupción de las altas esferas en la realidad, ¿sabríamos sobre sus aventuras todos los meses? Superman puede salvar al planeta de su destrucción en forma grandilocuente (y aguante, soy fan), pero creo que Anarky todavía está trabajando para hacer de este un lugar mejor, más libre y más justo para vivir. Piensen en él como algo muy secreto, y no ‘necesitamos saberlo’. Y de vez en cuando, alguna que otra aventura de él va a ver la luz del día”.

-Algunos artistas nos dicen que los editores son la clave para trabajar tranquilo. ¿Para vos es así? ¿O  hay otros factores que pueden ser un dolor de huevos alrededor de un artista? (Acá podés despacharte con chismes buenos o malos sobre editores y editoriales si querés, jejeje).

-Puedo trabajar con cualquier editor. Denny O’Neil (ex de la línea de Batman) era ideal porque nos dejaba hacer lo que nos gustaba sin meterse mucho. Pero cada trabajo es diferente, y no juzgo a los editores a menos que sean irrazonables o mezquinos. He conocido algunos pocos que fueron problemáticos, pero no quiero chusmear sobre ellos…

-Última. ¿Cómo ves la industria de los comics hoy, comparada con la de los años ’90 y qué pensás que dejaste como legado en ella?

-La industria de los comics se ha transformado un poco debido a los riesgos más altos que conlleva tener más dinero potencial que producir con las películas y el merchandising, y eso tiene cosas positivas y negativas. Lo bueno es que los comics hoy son más mainstream y eso les da más chance de durar en esta cultura donde lo impreso parece morir. Y los creadores pueden hacer mucho más dinero hoy que hace dos décadas. Lo malo es el efecto que sufren las compañías independientes debido a el crecimiento de la competitividad en el mercado. ¿Mi legado, mi lugar? Eso que lo decidan otros.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entrevistas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sobre entrevistas (4) – Reportaje a Norm Breyfogle (por Frodo Ballesteros)

  1. Uno de mis dibujantes favoritos de Batman (junto con Kelley Jones), y de los más originales sin duda.

  2. Pingback: Comicópolis 2014: segundo festival internacional de historieta – 18 a 21 de septiembre – Tecnópolis | sobre historieta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s