Transcripción de la charla “Historieta y sociedad de consumo” – Lauri Fernández, Diego Rey, Salvador Sanz (primera parte)

miguel-brieva-dineroTranscribimos aquí la primera parte de la charla que el miércoles 31 de octubre de 2012 tuvo lugar en la Biblioteca Nacional con los historietistas Diego Rey, Salvador Sanz y Lauri Fernández sobre “historieta y sociedad de consumo”, en torno de cuestiones como la producción y la circulación de historietas, la difusión y el quehacer artístico. El panel se desarrolló en el marco del “V Encuentro sobre Experiencias y Escrituras en la Sociedad de Consumo“, organizado por la Secretaría de Extensión Universitaria de Filosofía y Letras (UBA) y el colectivo cultural Middlebrow.

Lauri Fernández es licenciada en Artes visuales e historietista. Ha publicado las novelas lauri-tapa-librográficas Ani (con guión de Roberto Von Sprecher) y Vientre (con guión del uruguayo Roy, con quien realizó también Regulación 0.75 – La dádiva), así como Una última carta (con guión de Damián Connelly), además de historietas infantiles y de ciencia ficción en distintas revistas (PelotazoClítoris). En 2012 fue editada su tesis de maestría Historieta y resistencia. Arte y política en Oesterheld (1968-1978), por Ediunc, y ha escrito numerosos artículos y capítulos de libro sobre historieta para diversas publicaciones académicas. 

angelaSalvador Sanz es historietista y tiene publicados varios libros fundamentales que revisitan géneros consagrados como el terror y la ciencia ficción, con una visión cinematográfica pero muy fiel a la tradición historietística nacional (Desfigurado Angela Della Morte), en los que aborda cuestiones como la noción de realidad y la cuestión del mal. Es autor también de Legión y Nocturno, y ha participado de la antología de historietas pertenecientes al universo de las películas españolas REC. Además ha dibujado uno de los capítulos de El Eternauta: El perro llamador.

creerDiego Rey es ilustrador e historietista y forma parte del colectivo de historieta “Hotel de las Ideas”. Ha ilustrado los libros de la colección “Para principiantes” sobre Literatura universal, y es autor de una de las historietas del libro Creer o reventar. Una antología en viñetas sobre la suerte. Además, dibujó una de las adaptaciones de las Novelas ejemplares de Cervantes (con guión de Javier Hildebrandt) y publicó en las revistas culturales Gargantúa Lea. Actualmente trabaja en su primera novela gráfica y en varias historias cortas. Ha realizado talleres con Diego Agrimbau, Fernando Calvi y Pietro, y ha coloreado tiras e historietas del humorista Gustavo Sala. 

Hernán Martignone: Quiero agradecer especialmente a los tres artistas que nos acompañan por aceptar la invitación y al profesor Armando Capalbo, el organizador de las jornadas, que siempre se preocupa por que la historieta tenga un espacio en las actividades de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. La idea es charlar con los tres historietistas sobre el cruce de los ejes que dan título a las jornadas y recorrer estas cuatro cuestiones: creación, producción, circulación y difusión. Me interesaba primero la tematización de la cuestión del consumo, en historietas como Dinero, de Miguel Brieva, o en Fergus, detective publicitario, de Agrimbau y Pietro. Ver cómo aparecen tematizados o problematizados en las obras de ustedes la cuestión del arte y de la sociedad de consumo o el arte y el mercado. Yo había pensado en tres escenas de obras de cada uno. Una es de la novela gráfica La última lección, que está desarrollando actualmente Diego Rey. Ahí hay un dibujante que trabaja para una gran editorial a fines de los años cuarenta, la edad de oro de la historieta argentina, y este historietista hace muchas historietas de género: western, juvenil, romántico. Pero al mismo tiempo está haciendo una historieta muy personal.

última lección tapaDiego Rey: Lo que me interesó reflejar en esa historieta era una industria. Los dibujantes estaban acomodados a una editorial y la historieta era una industria, una maquinaria que producía en serie y cosas no tan personales en esa época. Por eso el protagonista es un dibujante que está hastiado de dibujar westerns que digan lo mismo que policiales que digan lo mismo que historietas bélicas. Entonces él elige uno de esos géneros pero intenta hacer una obra más personal, yéndose del dibujo clásico a algo más elaborado desde otro lugar. Como la época de oro fue en el cuarenta y el cincuenta más o menos, por poner un tiempo, esto se produce más o menos en el ’47 y abarca toda la época de peronismo-antiperonismo, en medio de un mundo de dibujantes profesionales entre los que había diferentes posturas. A partir de ahí hay una historia policial de fondo, pero me interesó como clima eso, los dibujantes que se dedican solamente a trabajar en un estudio de dibujantes. Que su vida sea eso, que pertenezcan a una maquinaria de consumo donde lo personal quedaba afuera. Hoy en día no hay una industria cultural tan fuerte como aquella en la historieta, no hay grandes editoriales, solamente una revista de kiosco como la Fierro, mientras que en los cincuenta había montones de revistas de historieta. En el personaje, que pertenece a ese mundo, lo personal quedaba afuera. Me interesó que el personaje principal tuviera otra motivación, que aparte de su trabajo como un obrero más fuera también un artista.

HM: Había pensado para Salvador en “Gorgonas”, su corto animado, con estas trillizas de oro dark, que tienen algo artístico muy particular, pero  totalmente masificado, con el fanatismo que generan los medios de comunicación. Y también hay cuestiones en Angela della Morte con el tema de los laboratorios. A veces no es solamente la relación entre arte y consumo, sino directamente con la sociedad de consumo.

angela tapa ovniSalvador Sanz: Gorgonas es una historia de un grupo pop con la estructura de los grupos pop de hoy en día, onda Bandana. Bueno, hoy en día Bandana no existe… La música pop se relaciona mucho con la cultura del consumo, siempre  está ese prejuicio del artista prefabricado, donde al tipo le hacen las canciones y no las hace él, donde está todo pensado, con estudios de márketing para vender ese tipo a cierta gente. Y a veces es así y a veces no. El otro día  escuché que este Justin Bieber… Mirá cómo nos vamos a Justin Bieber… El tipo no sé si escribe sus canciones, pero toca de verdad… O el tipo dio en la tecla o alguien lo guió para explotar de la manera que lo hizo. Mi historia era eso. La particularidad era que son tres hermanas iguales, trillizas, y eso le da un valor agregado medio bizarro, perverso, porque las tres eran hermosas. Eran medio las Trillizas de oro, venía por ahí la mano. Y en determinado momento en ese grupo pasa algo misterioso que es el elemento fantástico de la historia y se pasan como al lado oscuro. Se ponen re dark, re oscuras, y parecen una banda dark de los ochenta, con el pelo largo como si fueran esos personajes de película de terror japonesa. Y dejan de ser sexies, dejan de ser ese producto. Y también hoy en día hay otras bandas, y también otro público para consumir ese tipo de cosas. Creo que viene por ahí el tema. Se supone que si una banda que es muy rockera de pronto hace música pop, todos los seguidores lo ven como una traición. Acá era una banda pop que de pronto se vuelve algo truculento, terrible, pero que funciona igual. Un fenómeno que va más allá  de esa transformación.

DR: Hay una  película, un falso documental, sobre Spinal Tap, que es un poco así. Una banda que va mutando del pop, al rock, al punk, al heavy metal. Pero siempre fracasan.

HM: Y está la historieta que hace Lauri Fernández con guión de Roy, Regulación 0.75, que es una ficción distópica, donde se plantea una sociedad de posconsumo, en la que todos los aspectos de la vida están hiperregulados. Está todo regulado y parece que los personajes necesitan consumir. Hay una especie de depósito con cosas, al que se acude a buscar cosas… Además, Lauri está por publicar su libro sobre Oesterheld, sobre arte y compromiso político. ¿Cómo ves esta cuestión de arte, sociedad y consumo?

regulacion075_01Lauri Fernández: También me acordaba de una historieta que estoy haciendo con Fede Reggiani para la revista Clítoris, “Historia de la guerra”, que es más sarcástica, pero que también trabaja con lo mismo. En una sociedad que ha pasado por esas instancias de consumo más directo, de tenerlo todo, ¿cómo manejás la carencia del recurso y la necesidad del recurso? A Fede le agarra por el lado del delirio y la lisergia y termina siendo algo más paródico. En el caso de Regulación está el mismo problema pero abordado dramáticamente. Y no solo hay una regulación del consumo de los objetos, sino también de la vida. No sé si todo pasa por ahí, o no son el tema principal, pero aparecen también en otras historietas. Por ejemplo en lo que hice para la revista infantil Pelotazo, aparece cierta relación con los objetos. Uno se apropia de esos objetos y los resignifica. En la  historieta que hacemos con Fede charlamos estas cosas, intercambiamos ideas, porque él se maneja de esa forma, y lo mismo con Roy. Los objetos se reutilizan, y la sociedad de consumo los va usando de diferentes maneras, en la forma del trueque, como generando distintos circuitos. En Regulación hay una sociedad en la que está todo reventado, la estructura está como saturada, y lo que se insinúa hasta ahora es que algunos códigos sociales o la ayuda  entre las personas se van relajando, te vas salvando solo. Pero tampoco es esa mirada de la ciencia ficción tan perfecta, de película norteamericana, es una ciencia ficción más en el estilo de Miller, más Marta Washington va a la guerra. La sociedad está desgastada. Conviven cuestiones de una sociedad moderna y una sociedad posmoderna y… posposmoderna… Además, la acción está situada en nuestros países, hay cosas que tienen que ver con nuestra idiosincrasia.

HM: Ustedes, como historietistas y artistas, ¿qué relación establecen con la historieta y con lo que a veces parece que “pide el mercado”? Los premios literarios como el Clarín parecen preferir novelas sobre la dictadura, por ejemplo.

última lección págDR: Yo hago lo que me gusta a mí. Si no me gusta a mí… Yo hago lo que me interesa. Después está la posibilidad de vender eso o no, pero en principio trato de hacer lo que me gusta. Y trato de buscarle la vuelta para que siga siendo divertido para mí. Yo creo que si me divierto yo se puede divertir el que lo lee. Después hay pautas… cosas que al editor le van a gustar más o no, ya lo sabés. Yo le mostré La última lección a un editor español y me dijo: “Esto no le interesa  a nadie más que a vos”… Lo cual me hizo muy feliz en ese momento… Y como soy un tipo bastante cabeza dura no le di bola y la seguí haciendo. Pero esa es la opinión de un editor. Después hay otros editores, a los que les puede interesar la historia de un dibujante… o la época del peronismo de los cuarenta… Pero yo me manejo así, haciendo algo que me divierta a mí porque creo que así voy a poder divertir al posible lector.

SS: Coincido totalmente con Diego. Yo pienso la historia que me gustaría leer a mí. Después están esas casualidades, o no, de que hay gente a la que le gusta la temática o el enfoque. Yo transito esos géneros como la ciencia ficción o el terror, que son populares. Yo creo que hay gente que hace terror por la guita, porque es un éxito, porque son películas baratas de hacer o porque es un negocio redondo, pero yo lo hago por pasión el género, lo hago desde otro lado. No digo “Esto es lo que vende”.

DR: Nadie tiene la fórmula de “esto vende” y “esto no vende”.

guastavino-tapaSS: Hay autores que deben decir: “Hagamos esto porque vende”. Como decías vos, el tema dictadura o Malvinas… En Francia, por ejemplo, me lo dijeron muchas veces, para mandar una obra de ciencia ficción o géneros así, no les interesa porque no es que no haya público, porque tienen público, pero ya tienen ellos muchos autores. Y por ahí quieren un autor latino que venga con un tema del Proceso, porque ellos tienen esa visión de Latinoamérica… Por ahí es un prejuicio mío, pero me parece que piensan: “Por ahí esto lo puedo vender como Latinoamérica, Tercer mundo… Pasan cosas terribles…”.  Trillo creo que fue a Francia con El síndrome Guastavino (con dibujos de Lucas Varela) y una de zombies o algo así y obviamente compraron El síndrome…, que es una historieta de un hijo de un milico terrible, represor, que le dejó todo un bagaje… Y no sé si Trillo hizo esa obra pensando “la voy a vender afuera”. Trillo era un tipo que producía tanto que le gustaba de todo.

DR: Ahí parece que fue un pedido de un editor francés que le pidió una historia con torturas…

SS: “Dame una de torturas…”.

DR: Lo que siempre decía Diego Agrimbau del mercado francés era que nos tenían encasillados con temas así, más sociales, que tenían que ver con el contexto social. Ahora, para hablar de las grandes cosas, del amor, de temas universales, estaban ellos… A él le aceptaban ciencia ficción, pero con un costado más social. Fergus, detective publicitario es ciencia ficción distópica. La burbuja de Bertold tiene una cuestión social marcada. En la ciencia ficción más tradicional tienen ellos una gran tradición, después de Moebius.

HM: Para Lauri. Vos hacés historietas para el sitio web uruguayo Marche un cuadrito. Y es interesante porque vos ya publicaste en papel Vientre, pero la historieta sigue quedando online.

Vientre-Portada-ALF: Vientre fue de las primeras, porque estuvo desde el comienzo del blog. Fue la primera que se editó en libro y le fue bien. Pero el sistema es ese: el que quiera tener el libro lo va a tener y el que quiere leerla online también lo puede  hacer. No es que por estar online las ventas merman. Y es el espíritu del proyecto también. Y con Regulación la  idea es un poco la misma. Ir subiéndola y después sacarla en libro. Y lo mismo pasó con Pelotazo, que salía online, pero dejó de hacerse. La gente decía: “Yo me la bajo, la leo y la imprimo porque me gusta tenerla en papel”. Pero esa era un poco la idea. Ahí nadie te decía “esto conviene hacerlo” y “esto no”. Ahí jamás me impusieron un tema, y en Llanto de Mudo tampoco, donde son bastante kamikazes. Me publicaron un libro sin tener idea de quién era yo… Tampoco me dijeron “Mirá, te conviene hacer este tipo de historia…”. Para nada. Una industria pequeña también te da permiso para hacer lo que querés.

recSS: Yo tuve este año un trabajo por encargo. Me llamaron de España. Están allá estas películas  de terror, REC, que se convirtió en una marca para venta, porque la película fue un suceso comercial que se estrenó en muchos países y Estados Unidos compró los derechos y la adaptó. Vieron cómo son los norteamericanos. No la distribuyen, la compran y la hacen de vuelta. No les gusta leer subtítulos… Ya se hizo la segunda parte y se va a hacer la tres. Y los españoles quisieron sacar productos que dieran vueltas alrededor del original, productos de consumo alrededor del estreno, para fortalecer la película o para aprovechar el batacazo de la película y vender otras cosas. Y sacaron un libro de historietas basado en el universo de REC. Ese fue un trabajo de encargo. Me lo ofrecieron y me interesó. Más allá de que era trabajo, me interesó el tema del género. El resultado capaz no me convence tanto. Se respira que era un producto tal vez no tan necesario, como que estaba en medio de las películas. Sí me pareció interesante la elección de los dibujantes, algunos son medio under, hay experimentación en el tema del dibujo. Pero ellos también aprenden del mercado norteamericano, que son los reyes de hacer eso. Por ahí la película anduvo bien pero los muñecos mejor… Y están empezando. No es que en España tienen tantas películas del género, si bien el mercado del terror tiene mucha trayectoria, y una industria mucho más importante que la nuestra.

La segunda parte, haciendo clic aquí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entrevistas y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Transcripción de la charla “Historieta y sociedad de consumo” – Lauri Fernández, Diego Rey, Salvador Sanz (primera parte)

  1. Pingback: “Historieta y sociedad de consumo” – Salvador Sanz, Lauri Fernández, Diego Rey – Miércoles 31/10 – 17h – CABA | sobre historieta

  2. Pingback: Transcripción de la charla “Historieta y sociedad de consumo” – Lauri Fernández, Diego Rey, Salvador Sanz (segunda parte) | sobre historieta

  3. Pingback: Panel jueves 28/11, 18h, CABA: “Claves para un mercado de la historieta” – G. Sala, Lubrio y Hildebrandt – | sobre historieta

  4. Pingback: Muestra de historieta “Vacación”, de Camila Rapetti – Inaugura miércoles 11/6, 18h – CABA | sobre historieta

  5. Pingback: Lanzamiento de “Regulación 0.75: La dádiva”, de Roy y Lauri Fernández – Mojito | sobre historieta

  6. Pingback: Muestra Chicks on Comics + Presentación y firma de historietas – Sábado 13/9, desde las 16h – Florida | sobre historieta

  7. Pingback: Lanzamiento del libro “Cuadritos a ras del suelo” – Ensayos sobre historieta argentina | sobre historieta

  8. Pingback: Fallecimiento de Armando Capalbo – Misa: 25 de mayo, 19.30h (CABA) | sobre historieta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s