Iron Man 3 – Crítica de la película (por Martín Casanova)

iron_man_3_posterIron Man 3 (2013)
Director: Shane Black
Guión: Drew Pearce, Shane Black (basado en personajes de Stan Lee, Don Heck, Larry Lieber y Jack Kirby, para Marvel Comics)
Reparto: Robert Downey Jr., Gwyneth Palthrow, Guy Pearce, Ben Kingsley, Don Chedale, Jon Favreau y otros.
Calificación: Apta mayores de 13 años
Duración: 130 minutos (aprox.)

Cuando Robert Downey Jr. se hizo cargo del rol de Tony Stark, muchos pensaron que Marvel Studios había dado en el clavo. Al carisma del actor se le sumaba su turbulento pasado, plagado de excesos y visitas a los tribunales. Paradójicamente (o no), Downey Jr. nunca gustó demasiado de la exposición mediática, lo que lo hacía más atractivo para periodistas y paparazzi.

Lo que pocos imaginaban era que Jon Favreau, el director de la primera parte (estrenada en 2008) y con un pasado actoral, iba a basar el film en la improvisación más que en el guión, que solo delineaba la trama y las escenas de acción. Esto permitió que Downey Jr. se adueñara del papel y convirtiese a Tony Stark en un reflejo de sí mismo. Lo que podía ser un desastre cinematográfico se convirtió en una de las mejores adaptaciones a la pantalla grande de un personaje de cómic, al punto que dio origen al Universo Cinemático de Marvel, que desembocó en algunas películas no tan espectaculares (El Increíble Hulk, Thor) y en el impresionante éxito de The Avengers (Los Vengadores) en 2012. 

Este año le llegó el turno a la tercera parte de Iron Man, que cierra su paso por el cine con una impresionante trilogía. Quizá influenciados por la saga de Batman, de Christopher Nolan, esta nueva entrega trata de la deconstrucción del superhéroe, de enfrentar a un enemigo sin rostro, imposible de detener por los medios convencionales. Sin lugar a dudas se trata de la mejor de las tres partes, tanto a nivel de efectos visuales como de la historia. Los giros del guión son tan buenos (y algunos tan divertidos) que comentarlos o tirar algún indicio sería un verdadero crimen. Pero las motivaciones del Mandarín (interpretado por Ben Kingsley) van a estar siempre entre mis momentos favoritos en la historia del cine.

Y hablando de los villanos del film, no se puede dejar de lado la interpretación de Guy Pearce como Aldrich Killian, un científico nerd al que insertaron en la continuidad de Iron Man en forma muy eficiente, en una cena en Suiza que homenajea en forma muy discreta a la primera parte de esta saga. Killian es el creador de AIM, juego de palabras entre las siglas de Advanced Idea Mechanics (Ideas Mecánicas de Avanzada) y el verbo “aim”, que significa “apuntar” (un arma). Esta organización es un temible grupo terrorista tecnócrata de las historietas de Marvel, que en el Universo Cinemático funciona como un comité de expertos en tecnología que le puede hacer mella a Stark Industries.

Probablemente haya sido una de las pocas veces en que decidí enterarme muy poco de este film antes de ir al cine. Las sorpresas en los giros del guión son las que hacen que esta película sea tan entretenida, y me compadezco de quienes se obsesionan mirando los trailers cuadro por cuadro y leyendo los rumores en los sitios de noticias, porque probablemente no la puedan disfrutar tanto. ¿Importa si Don Chedale viste la armadura de Iron Patriot en lugar de War Machine? Poco y nada, pero dejémonos sorprender de vez en cuando.

Para cerrar esta crítica poco objetiva (de 1 a 10, a esta película le doy un 11), el nuevo director, Shane Black (que además es el guionista), tuvo el tino de mantener el espíritu de improvisación que enriqueció mucho las dos entregas anteriores (aunque la segunda no estuvo al mismo nivel). Así es como se dio lugar a la sugerencia de Robert Downey Jr. de que Pepper Potts, interpretada por la bellísima Gwyneth Palthrow, dejara de ser la damisela en peligro, aunque sea por unos segundos. Iron Man 3 no pretende ser un ejemplo de originalidad ni intenta escapar a lugares comunes, pero son esos pequeños detalles los que hacen que esta “película de superhéroes” se destaque del resto.

El film tiene, como era de esperarse, una escena post créditos, así que hay que quedarse. Y al final (esto no es spoiler), la productora nos promete que “Tony Stark volverá”. Eso es lo que todos los fans esperamos… pero por supuesto que encarnado por Downey Jr. Si no, no vale.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine de historieta y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Iron Man 3 – Crítica de la película (por Martín Casanova)

  1. yoquienmas dijo:

    11 ? en serio? que pelicula vio?
    7 por mucho y eso por el precio de la entrada

  2. luciano dijo:

    q pelicula viste flacoo?¡¡

  3. David dijo:

    Enserio haces una critica tan elogiosa, a ese insulto al espiritu del comic?? Y en una pagina que se llama “sobre historietas”????? Totalmente en desacuerdo, con tu critica.

  4. Juandy dijo:

    Ahora que la vi puedo comentar, y te banco Casanova. No sé si 11 pts, pero está muy bien. Buena acción, algunos giros de tuerca interesantes, un villano con unas motivaciones muy actuales, y un Robert Downey Jr on fire… Pulgares arriba.

  5. Pingback: Cine y comic: “A Warp 9 desde New York hasta el futuro”, por Frodo Ballesteros | sobre historieta

  6. Sofia Torres dijo:

    Es entretenida desde el aspecto visual, la tercera entrega de Iron man ha sido mucho mejor que las otras dos cintas por su gran presencia de efectos especiales lo que logra que se disfrute muchísimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s