El Mundo Animado #29 – Cuatro cortos de animación del mundo (por Javier Hildebrandt)

El corazón delator (The Tell-tale Heart, 1953) – Dirección: Ted Parmelee

Corría el año 1941 cuando varios animadores de Disney, descontentos con el trato que tenían dentro del estudio y con el estilo acartonado y realista que les imponían desde la dirección, deciden hacer una huelga. Esta situación deriva en la partida de varios trabajadores, entre ellos la del fondista John Hubley. Un tiempo después, junto con el apoyo de otros exiliados de Disney como Zack Schwartz, David Hilberman y Stephen Bosustow, Hubley crea un nuevo estudio de animación, que luego de algunos cambios de nombre termina por bautizarse como United Productions of America (UPA). Una de las premisas fundacionales de Hubley es la de ir a la búsqueda de un estilo más moderno, menos teatral que el exigido por sus antiguos patrones y más cercano a lo que proponían por esa época directores como Chuck Jones. El primer trabajo producido por la UPA es Hell-Bent for Election, un corto de propaganda para la reelección de Franklin Delano Roosevelt y dirigido justamente por el propio Jones. El film obtiene una importante repercusión y el estudio comienza a crecer y a llamar la atención de las grandes compañías.

A fines de la década del ’40, la UPA firma un contrato con Columbia Pictures para la realización de nuevos trabajos. Junto con una variada –y galardonada- producción de cortometrajes, crean dos series importantes: Gerald McBoing-Boing, basada en personajes de Dr. Seuss y la popularísima Mr. Magoo, que la hace acreedora de dos premios Oscar. Pero para mediados de los ’50, la Comisión de Actividades Antinorteamericanas empieza a investigar a varios miembros de la UPA, hecho que deriva en la partida de Hubley, activo militante de izquierda. Esto acarrea también el temor y el descontento de la Columbia, que da por terminado el contrato. Luego de algunos intentos de insertarse en el mercado televisivo, en 1960 el estudio abandona la producción de dibujos animados y cierra definitivamente sus puertas en 1964.

Aunque de una popularidad mucho menor a la de los grandes monstruos de la animación norteamericana, el legado que deja la UPA se refleja aún en nuestros días. Por primera vez en un estudio de gran proyección se utilizan técnicas y estilos gráficos y narrativos completamente inusuales en otras producciones: imágenes abstractas, figuras expresionistas y una búsqueda alejada del realismo tradicional asociado, por lo general, con la animación para público masivo. Junto con esto, resalta la elección de los temas, de una densidad dramática no necesariamente adecuada para los más chicos. El corazón delator, el clásico que hoy presentamos, es una muestra perfecta del talento de un grupo de artistas que, aún hoy, siguen sin dejar de sorprendernos.

Para lo que resta (For the Remainder, 2011) – Dirección: Omer Ben David

De la vanguardia de los años ’40 saltamos a una más actual de la mano del realizador israelí Omer Ben David. Para lo que resta es su trabajo de graduación para la Academia de Artes de Bezalel, en el que utiliza una técnica muy particular y presenta un uso cuidadísimo del color para construir un clima fantástico. Aquí asistimos a la recorrida de un gato en los últimos momentos antes de abandonar su hogar. No apto para depresivos.

Deja que nieve (Lass es schneien, 2012) – Dirección: Roger Wieland

El videoclip de esta edición viene de Alemania, con la música del cantautor germano William Wahl. Su director, Roger Wieland, es oriundo de Holanda y se especializa en animaciones con papel, cartulina y madera, en su mayoría para el mercado publicitario. Algo de esto podemos ver en Deja que nieve, una bella secuencia en stop motion en la que un simpático personaje lucha contra las adversidades del mundo. Mensaje anticonsumista incluido.

My Bloody Lad (2011) – Dirección: DeadWalter

Nos despedimos hasta la próxima con My Bloody Lad, un corto que demuestra que no hay nada mejor que tener un monstruo como amigo… o tal vez no. La dirección corre por cuenta del estudio DeadWalter, conformado por cuatro estudiantes de la escuela francesa Gobelins (Cyrille Chauvin, Guillaume Dousse, Thibaud Petitpas y Pierre Rutz), que nos entrega un film con muy buen ritmo y un gran trabajo en el diseño de personajes y la paleta de color.

Nos reencontramos muy pronto con más animación de y para todo el mundo. ¡Saludos!

Javier Hildebrandt

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El Mundo Animado y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s