Reseña de “Grandes vestimentas”, de Javier Velasco – Galería Editorial

Grandes vestimentas, de Javier Velasco

tapa grandes vest

El mundo en camiseta

De las muchas y felices sorpresas que me deparó la primera edición de Comicópolis, en Tecnópolis, una de las más felices fue el descubrimiento del libro Grandes vestimentas de Javier Velasco (Galería Editorial, Bahía Blanca, 2013). Imposible abrirlo y no reírse y disfrutar sin parar. Grandes vestimentas es y no es un libro conceptual (como Bajo presupuesto, de Caio, editado por Loco Rabia), pero es –en el límite, indudablemente– un libro de tiras cómicas, de historieta. Y, como si fuera poco, excelente. La idea hace al libro: presentar las vestimentas de personajes famosos sin el personaje que las viste, casi como un puro objeto, aunque no tanto. En ese movimiento narrativo –por llamarlo de algún modo– hay algo que hace pensar en el fabuloso cuento de Antonio Di Benedetto “El Abandono y la Pasividad”, en el que se cuenta una historia (de amor, de desamor) solo a través de la materialidad de las cosas.

gv astronautas

Aquí palabra y dibujo alcanzan esa simbiosis particular que no necesariamente es siempre la misma y que es marca indeleble del noveno arte. Se puede hacer el ejercicio de tapar el título de cada tira y los nombres que identifican al dueño de cada vestimenta (se incluyen también accesorios, adornos, pelucas) y que revelan a su poseedor, y en una gran parte de los casos se puede adivinar a quién le corresponde. Pero el efecto cambia mucho (explota) cuando se lo lee y se lo mira en conjunto (en ese sentido, todos los personajes “visten de etiqueta”). Se podría hablar de las funciones de “anclaje” y “relevo” y de las transiciones o suturas de “aspecto a aspecto” (en términos de McCloud en su Understanding Comics). Mejor es resumir todo eso en la palabra “talento” o “visión”. 

gv club de los 27

Suit up!

Hay a la vez diferentes formas de rematar cada tira, y algunas se presentan sin remate (“Superhéroes de DC Comics”). Lo que funciona siempre, a través de los cinco cuadritos que componen las tiras, es el recurso de la acumulación, que Maitena también (y tan bien como acá) supo utilizar y exprimir con gran talento. En ocasiones el efecto cómico se produce en la parte central de la tira (“Doctores”), en otras se produce en esos pequeños detalles (de palabra o de dibujo) que acompañan al vestuario esencial, en otras se da por lo estrafalario de la serie que se arma (“¡No son chinos!”). La multiplicación de categorías que dan título a cada tira y la forma en que esas categorías se llenan recuerdan por momentos las locas clasificaciones que Borges atribuía a una enciclopedia china y que citaba en “El idioma analítico de John Wilkins”: “En sus remotas páginas está escrito que los animales se dividen en (a) pertenecientes al Emperador, (b) embalsamados, (c) amaestrados, (d) lechones, (e) sirenas, (f) fabulosos, (g) perros sueltos, (h) incluidos en esta clasificación, (i) que se agitan como locos, (j) innumerables, (k) dibujados con un pincel finísimo de pelo de camello, (1) etcétera, (m) que acaban de romper el jarrón, (n) que de lejos parecen moscas”. La idea de “catálogo irracional” no estaría fuera de lugar tampoco.

gv detectives

Vístanme despacio

Desde la primera tira de tres cuadros (sin líneas de separación entre viñetas) titulada “El génesis” -que resume,  condensa y extrema a la perfección toda la propuesta del libro-, Velasco nos hace reír (largar la carcajada) en la mayoría de sus tiras, sobre todo a través de asociaciones inesperadas o de un elegante humor negro. Y una importante cantidad de tiras busca otra cosa (que está también en aquellas que nos hacen morir de la risa): el reconocimiento de un personaje a través de su ropa, cierto tipo de nostalgia mediatizada por el dibujo, una reflexión sobre la representación (muchas veces, representación con el estilo del dibujante de una representación previa). A veces la vestimenta original a la que remite es “real”, de tela (en el caso de personajes históricos o de personajes de películas), otras veces es de tinta (como en los personajes de historieta). Hay disfraces, camisetas de fútbol, estilos y modas que marcaron épocas y personas (que son siempre personajes). Casi nunca se necesita de las caras de los personajes para reconocerlos: alcanza con la pilcha. Pero a la vez, sin quererlo, terminamos viendo las caras de los personajes aunque nunca aparezcan. Así de logrado está el trabajo de Velasco, que sin dudas busca ese efecto. Lo impactante, también desde el dibujo, es que las ropas conservan de manera sutil gran parte de la gestualidad, de las posturas, de las características corporales de los personajes ausentes que las visten habitualmente. Sería por demás interesante investigar cuánto de referencia (foto)gráfica hay en este trabajo, cuánto de amalgama visual de más de una imagen, cuánto de memoria. Porque la sensación que transmite la lectura es de absoluto e inmediato reconocimiento: hay una sencillez que, como la buena caricatura (aunque sin representar jamás una cara), capta lo esencial del personaje caricaturizado al mismo tiempo que lo deforma.

gv piratas

La edición, de factura impecable, se destaca en la más que prolija y cuidada reproducción de los colores, de una amplia y justísima paleta (que varía incluso su estilo y sus técnicas para representar algo puntual, como en el caso de Perramus), necesaria para hacernos identificar automáticamente los trajes que desfilan por el libro. Como ya había mostrado Fernando Calvi en una página publicada en la revista Ñ, los colores (que están dados en esencia por los trajes, por los disfraces) forman parte de la identidad de los personajes, de los verdaderos íconos.

La historieta se viste de gala con estas Grandes vestimentas de Javier Velasco y nos hace reír con todo el cuerpo.

Para comprar el libro por internet, haciendo clic aquí.

Para ver los puntos de venta, haciendo clic aquí.

 Hernán Martignone

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ediciones y presentaciones de historietas y libros, Notas y reseñas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Reseña de “Grandes vestimentas”, de Javier Velasco – Galería Editorial

  1. Excelente artículo. Mi hermano no mentía: tenés una retórica impecable.

  2. Pingback: Lanzamiento de “Informe. Historieta argentina del siglo XXI” – Editorial Municipal de Rosario | sobre historieta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s