Alfredo Grondona White (1938-2015): Los humores cotidianos – Por Javi Hildebrandt

alfredo-grondona-white El humor costumbrista y los “chistes de oficina” existen casi desde los inicios de la historieta en Argentina. Sin embargo, son contados los autores que han sabido retratar la idiosincrasia y la sensibilidad inherentes al ciudadano, al oficinista, al laburante porteño, y explotar una veta humorística a partir de allí. El Buenos Aires en camiseta de Calé, las situaciones y el ambiente que planteaban Trillo y Altuna en El Loco Chávez, las Mujeres Alteradas de Maitena son buenos ejemplos. Y, sin duda, uno de los grandes maestros en esta línea es Alfredo Grondona White, cuyo fallecimiento, el pasado jueves 23 de abril, nos entristeció a todos.

dibujantes

El premio de Dibujantes para Grondona White: la portada de la revista (Imagen compartida por Osvaldo Laino).

Da sus primeros pasos en la profesión en su ciudad natal, en los diarios Rosario y Democracia, con apenas 15 años de edad. A los 17 gana un concurso de la revista Dibujantes, y el trabajo premiado se publica como portada. A principios de los ’70 se muda a Buenos Aires y comienza a trabajar como dibujante publicitario. Poco después, Andrés Cascioli lo convoca para colaborar en Satiricón y allí comienza su larga y exitosa andanada por las grandes revistas de humor e historietas de los ’70 y ’80: Chaupinela, El Ratón de Occidente, la edición argentina de MAD, Hum®, SuperHum®, SexHum®, Humi y muchas más.

Allí despliega todo su talento para el humor sobre situaciones cotidianas, su fina observación de hábitos y personajes urbanos, su pintura de la vida secreta de los ámbitos laborales. Lugares y situaciones que de niños sólo podíamos imaginar, y de adultos siempre queremos evitar. El universo de Grondona White está poblado de gerentes neuróticos, secretarias trepadoras, oficinistas haraganes, viejos carcamanes, abuelos resignados y niños jodones; de bares, colectivos, patios de escuela, charlas de fútbol en la oficina y sexo a escondidas en el cuartito de la limpieza. Avivadas, dudas existenciales, travesuras, enigmas cotidianos, cuernos, traiciones son los temas habituales en esa suerte de “ensayos humorísticos” de varias viñetas, que abordan una temática sin continuidad lineal.

Losmetidos1 copia

Son pocas sus series con personajes fijos y todas se inscriben en la misma línea humorística. Las más recordadas son, sin duda “Los bespi”, publicada en la Humi y el “Dr. duendes9-02Piccafeces”, inescrupuloso abogado inspirado en un caso real, que hacía de las suyas en las páginas de Hum®. Sobre él, en una entrevista realizada por Alejandro Aguado para el sitio de La Duendes, Grondona cuenta que “es la síntesis de todo los ave-negras de antes, ahora y del futuro, mientras existan pleitos que a veces ellos mismos buscan o provocan. Es la tercera profesión más aborrecida, detrás de los políticos y los sindicalistas”.

Y otro de los rasgos que lo caracterizan son sus mujeres, que comparten filiación con las Chicas de Divito, las minas de Altuna y la Clara de Noche de Trillo, Maicas y Bernet. El desfile de féminas con bikinis diminutas (y a veces, sin ellas) era común en sus historietas para Hum® y SexHum®, en una época en la que el “destape” aún tenía rasgos de transgresión y desafío a la autoridad.

chicasSobre su dibujo, en Grondona White la línea tiene una preponderancia muy cercana al protagonismo absoluto. El trazo fino, un tanto temboloroso, le sirve para dotar a sus personajes de una notable expresividad y logra un particular equilibrio entre el realismo y la caricatura.

Sus trabajos han sido recopilados en libro de forma muy dispar y esporádica. Aún es posible conseguir el volumen editado por La Duendes que lleva por título simplemente su nombre y reúne varias historietas y chistes de una sola viñeta. Más allá de esto, hay que revolver en las mesas de saldo para encontrar el libro del Dr. Piccafeces publicado por La PiccaUrraca en los ’80 y el tomo dedicado a su obra en la mítica colección Grandes Humoristas Argentinos de Hyspamérica (Alfredo Grondona White en Blanco y Negro).

Esa línea continua, con la que Grondona White supo dibujar con humor los humores de una ciudad mutante, dio su último trazo el 23 de abril de 2015. Sin embargo, cada vez que nos detengamos en su páginas volverá a reinventarse, con una precisión y una gracia que, sin duda, serán inmortales.

Javi Hildebrandt

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Notas y reseñas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s