Nota “Las viudas de Smallville” (o “No te animás a despegar”) – Por Frodo Ballesteros

1-temp

LAS VIUDAS DE SMALLVILLE (o “No te animás a despegar”)

Por Frodo Ballesteros

   Oigo innumerablemente decir: “Smallville era una verga, un intento para chorear con Superman en la tele con efectos horribles”. Ese tipo de afirmaciones (o varias denostaciones dentro de supuestos conocedores del comic) puede subdividirse en dos partes: la primera, que la serie hoy no se puede ver al lado de la catarata de hits que nos tiran Warner y cía. todas las semanas; la segunda -aventuro- es que “no inventó nada”.

clois-smallville-14240544-702-1014En cuanto a lo primero, puedo decir que al ver hoy (cinco años después de su final) cualquier capítulo de Smallville en sus comienzos, puede parecer un subproducto para pendejos que ya hacían luto por Dawson’s Creek (recordemos que la serie comienza casi a finales de 2001, cuando las series de teenagers con problemas crecían como hongos) y, para el público no empapado en el tema de nuestros queridos tebeos, era casi lo mismo que mirar series como One Three Hill o Roswell.  Pero no se puede negar -sacando el tono adolescente que de por sí no debería juzgar a una serie- que los efectos (comenzaba el siglo, gente) y el tratamiento del personaje iban para el lado correcto. Hoy al ver Smallville -sobre todo las dos últimas temporadas- no se puede negar que resiste el paso del tiempo, además de que lo trasciende. ¿O me vas a decir que no es más emocionante que la tercera de Arrow?

   Sobre inventar algo… Ya hubo series basadas en Superman, pero esta tiene una cualidad que es tratar -pasada la adolescencia de la serie, o sea sus dos primeras temporadas- de presentar a las nuevas generaciones los mitos ya existentes que muchos podían no haber conocido. Y, sobre todo, mostrar a un Clark Kent que no sea de cartón, un ícono inalcanzable, sino un tipo creíble (olvidate que el actor es fachero y era modelo, vamos a lo que te muestra en la cancha) que hace que hasta los más renegados batmanianos le tengamos un cariño que antes no nos inspiraba el Kryptoniano.

amanda_waller_smallville-1   Sí, tarda en despegar. Pero si te digo que en una serie que dura diez años vas a ver a Clark, Lana Lang, Pete Ross, Lex Luthor, Supergirl, Brainiac, Metallo, Zatanna, los Gemelos Fantásticos, Aquaman, Mera, Impulse, Cyborg, Green Arrow, Hawkman, Stargirl, la JSA, la Legión (brillante), Granny Goodness, Desaad, Darkseid (medio en tinieblas, pero vale), Doomsday, Jor-El, Krypton, la Fortaleza de la Soledad, Black Canary, Ultraman (donde vemos bien hecho por primera vez en una serie no animada el concepto de tierras paralelas o multiverso), Deathstroke, el Suicide Squad, una PERFECTA Amanda Waller, Booster Gold y Blue Beetle (no el que nos gustaba en la Liga, el nuevo, pero se la banca), a Christopher Reeve, a Linda Carter, a Margot Kidder (Lois en las pelis del mencionado Reeve), a Anette O’Toole (Lana Lang en las -de vuelta- mencionadas películas) haciendo de la madre de Clark y a John Scheneider (ex Dukes of Hazzard) haciendo de su padre… ¿No te parece que algo interesante estaban haciendo?

Absolute Justice

bart_allen_smallville_002-1   Los conceptos que se desarrollan -no se crean- en Smallville son necesarios para que existan Flash, Arrow, Legends y muchas series que hoy miramos babeando una y otra vez. El equipito de la mina en la compu y otro en ciencia/piñas con el héroe de turno comienza a ponerse interesante en esta serie y va a ser copiado muchas veces más. No podríamos haber nombrado nunca a Tierra 2 en Flash sin Smallville. Supergirl -gran argumento de los detractores de la serie de Clark- resuelve todo el origen en menos de un bloque de su serie gracias a que existe Smallville. La forma solemne de hacerte creer que cada idiotez era un acontecimiento que podía terminar el mundo, los finales de temporadas abiertos y lo emocional -a veces aburrido tanto en esta serie como en las actuales- existen gracias a Smallville

smallville-justice-league

   No sería prudente dejar afuera a Tom Welling, quizá uno de los mejores Superman que vamos a ver. Recuerden que mientras transcurría esta serie se filmaba Superman Returns con Brandon Routh (actual Atom en Legends of Tomorrow) y fue un fiasco. Welling no solo mejoró su relación con el personaje al mismo tiempo que mejoraba la serie, sino que terminó produciendo y dirigiendo capítulos de sus últimas temporadas, ya bastante metido; mejor dicho, comprometido en el papel.

 smallville-imagenes-4  Smallville goza (o adolece) de la fama de ser la serie que abrió las reglas del juego. Sin Chloe no existirían Felicity en Arrow o Caitlin en Flash. Los conceptos de viajes en el tiempo o tierras paralelas que en esta serie solo se dejan entrever; la idea de que esas cosas que leés en los comics todos los días pueden existir en una serie con actores que se toma en serio hasta el más bizarro de los conceptos setentescos. Sin olvidarnos que nos dejó a -posiblemente- la mejor Lois Lane de la historia y a un Lex Luthor que es terriblemente humanizado, solo para deshumanizarlo e incluso matarlo y finalmente retomarlo a tiempo para que la serie quedara en una falsa-casi-perfecta continuidad con los mitos que estamos acostumbrados a leer.

arrow-green-smallville-the-green-arrow-images-458106   Pero no vamos a negar los errores. Lana Lang es un peso muerto desde la primera temporada y su historia de amor con Clark -que atraviesa insoportables períodos de jugar con la identidad secreta, ser la rehén de la semana con los villanos más idiotas que tuvo la serie, llegar a garcharse a Bizarro (sí, en serio) y casarse con Lex (de vuelta, en serio)- agotó a un personaje que no tenía mucho sentido más que el de mostrarnos que estaba buena y que a Clark se le paraba un poco con alguna mina desde chico. Green Arrow -no el que vemos ahora- fue un intento de meter un pseudo Batman en la vida del futuro Superman (pero con Batman no se jode, dice Warner, y había que buscar otro niño rico con tristeza), pero se va transformando en un absurdo secundario que pierde todo el interés y conserva cero semejanzas con el Oliver de verdad. Este tira y afloja entre la serie teen y lo que pedían los fans que venían de los comics hace que la serie tenga momentos lamentables. La despedida de la susodicha Lana -infectada de kryptonita, ergo, incogible para Clark- fue lo más digno que pudieron hacer con el personaje.

   Si algo podemos decir de la serie es que fue el primer intento de prueba y error que nos dio DC en la televisión. Pero su hallazgo casi involuntario de profundizar cada vez más en la leyenda de Superman sin ser Superman nos dejó una tierra fértil para comenzar a cultivar más series e ideas pocos años después (recordemos que Smallville terminó hace solo cinco años). De lo que no se la puede acusar, bajo ningún concepto, es de traición: la premisa/promesa era una serie sobre Clark Kent y su entorno que iba a terminar en el momento que se pusiera el traje y volara. Y esa promesa fue respetada y cumplida en el capítulo final que logró ser una maravilla. Nunca quise a Superman. Luego de Smallville lo entiendo y me interesa. Y no se imaginan cuánta gente fuera del mundo de los comics piensa lo mismo. ¿Lograrán hacer esto con Gotham?

sociales_tomwelling   Finalmente, una de las cosas más molestas de la historia del comic -la relación de Lois y Clark- e imposible de concebir desde que la nena llega a la serie, acá funciona. Desde su primera aparición -donde te aclaran que es hija de un milico, entonces, se la banca sola-, la Lois Lane (Erica Durance) de Smallville se vuelve uno de los mejores personajes: es creíble, linda, inteligente, y no esas retardadas que vimos (vemos) en otras adaptaciones del Hombre de Acero. La relación entre Durance y Welling llega a un clímax en el último capítulo, que es emocionante, y nos deja bien en claro que son el uno para el otro.

smallville_season_9_poster   Hoy que todo concepto idiota puede llegar a ser una serie, que DC no pega mucho en el cine pero levanta mucho cuando le toca la pantalla chica, que Netflix llevó esto de los comics en la tele a niveles insospechados, no podemos dejar de rendir un hermoso y chiquito homenaje a la serie que abrió las puertas a todo esto que hoy ya es natural para nosotros. Smallville nos mostró el camino. Quizá algo arduo y errático, pero renegar de ella, dejar pasar cosas que en su momento te emocionaron, es una tonta falta de respeto.

   Vaya pues, a las viudas de Smallville -que somos varios-, un hermoso saludo para recordar que el punto no era hacernos creer que un hombre podía volar: era llegar juntos al día en que lo hiciera.

FRODO BALLESTEROS

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Notas y reseñas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Nota “Las viudas de Smallville” (o “No te animás a despegar”) – Por Frodo Ballesteros

  1. el negro Botti dijo:

    Excelente Ballesteros. Como siempre entendes como poner en palabras eso que muchos sentimos. Felicitaciones

  2. Gustavo dijo:

    Muy bueno, me encanto como redactaste todo y plasmaste lo bueno y lo malo q se hizo en la serie.
    Yo empece a ver Smallville desde el comienzo y aunque se me hizo un poco larga sin necesidad, no puedo negar que fue una de las mejores series de superheroes que vi, ademas las tengo en dvd y varias veces cuelgo viendo algun capitulo al azar =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s